domingo, 16 de noviembre de 2014

BESTIAS SAGRADAS (DIGIMON)



Las cuatro bestias sagradas son un grupo de cuatro Digimon de nivel hipercampeon o cuerpo supremo, donde cada uno que representa y gobierna cada uno de los cuatro puntos cardinales (norte, sur, este y oeste) del mundo Digimon, y, ademas de ser lideradas por Fanglongmon, están basadas en el mito japones de los “Cuatro espíritus guardianes de Kyoto”, y, este, a su vez, derivado del mito chino de los “Cuatro símbolos”.

En lo que respeta a las apariciones de dichos Digimon, en las dos primeras serie de Digimon hacen un papel mayoritariamente de menor importancia, ya que en la primera serie fueron derrotadas y selladas fácilmente por los amos oscuros (los cuales obtuvieron su poder de Apocalymon, el cual representa una amenaza para el mundo Digimon y humano por el mero hecho de existir), y, en la segunda temporada, Quinglongmon (Azulongmon en España) da soporte a los niños elegidos y a sus Digimons cediéndoles parte de su poder en determinados momentos críticos (permitiendo, por ejemplo, que Paildramon -uno de los Digimons de los nuevos niños elegidos- pudiera llegar a su forma de cuerpo/nivel supremo/hipercampeon), ya que, al igual que las otras bestias sagradas, fe liberado eventualmente antes del inicio de los eventos de la segunda temporada.

No obstante, en la tercera serie de Digimon (Digimon tamers), las cuatro bestias sagradas tienen un papel de mayor importancia, en el sentido de que, aun no siendo inicialmente aliados de los protagonistas, el soporte facilitado por estas es necesario para poder combatir al enemigo que tienen en común para evitar la destrucción del mundo Digital y el mundo humano.


Por ultimo, cabe destacar que las bestias sagradas es que, ademas de que un Digimon ordinario de nivel supremo no tiene el poder suficiente para combatir contra una sola de ellas, como norma un Digimon posee un Digicore (que es una especie de núcleo que contiene los datos mas importantes de cada Digimon), mientras que cada bestia sagrada dispone de doce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario